Larrinaga, más repuesto, viaja a la Copa del Mundo de Nommay

Confirmada su asistencia al Mundial de Valkenburg, el alavés de MMR-Spiuk basa “toda” su preparación en “llegar bien a dentro de dos semanas”

El proceso gripal que había sufrido Javier Ruiz de Larrinaga (MMR-Spiuk) durante todo lo que llevamos de 2018 ha remitido felizmente en los últimos días. El corredor de Ametzaga ha podido acumular entre los pasados miércoles y jueves “una decena de horas de entrenamiento” antes de viajar este viernes por la tarde al extremo oriental francés, donde se disputará la penúltima manga de Copa del Mundo en Nommay (domingo 21, 15.00h; stream: UCI / YouTube). “Todavía noto algo de mucosidad en la garganta durante los entrenos y es obvio que el cuerpo no está al 100%, pero para ello trabajamos estos días y, sobre todo, lo que nos vendrá la semana que viene, con salidas de mucha exigencia para preparar bien el Mundial de Valkenburg“.

Larrinaga, 11º en el Campeonato de España del pasado domingo en Legazpia por dos desafortunadas averías, ha visto recompensada su insistencia en correr, como desde hace casi una década, un gran calendario internacional con la obtención de una plaza automática por ránking UCI (38º, dentro del top-50 que da derecho a ser inscrito) para el Campeonato del Mundo del próximo 4 de enero. “De momento, en Francia aspiro a saber exactamente dónde estoy tras la enfermedad. También es verdad que, si con más tiempo desde la gripe podría ir a más con el paso de los días, Hoogerheide es un circuito que no nos va tan bien y la carga de entrenos será también mayor, lo que nos dejará menos energías. Pero, ya digo, lo que importa es el Mundial“.

Nommay es un circuito que me dejó buena sensación la otra vez que lo afronté -NdR: fue 27º en 2014-, y que por diseño se ajusta bastante bien a mis características, con muchas rectas para tirar duro y algunas elevaciones y tramos de escalera. Si a eso le sumamos barro, como parece que se espera viendo el pronóstico de estos días, debería poder ser un buen escenario para reencontrarme a mí mismo, dejar atrás los problemas y confirmar que, aunque en Legazpi todavía estaba enfermo y tuve todos esos percances, el rendimiento físico era bueno y puede ser mucho mejor todavía“.

 

foto: Glenn Hofkens

Web